domingo, 8 de noviembre de 2009

Herramientas y Utensilios de Cocina

Cuchillos:

Es importante que los cuchillos que elijas sean adecuados para cada tipo de corte. Se recomiendan cuchillos grandes para cortes bastos, y pequeños y afilados para cortes más precisos.

Los mangos de los cuchillos deben tener una moldura, así como estar fabricados con material antideslizante.












Procura que siempre se encuentren en buen estado de mantenimiento: con las hojas afiladas y los mangos sin astillas o imperfecciones.

Antes de utilizar los cuchillos debes haber recibido la formación necesaria. De lo contrario podrías sufrir un accidente.

Utiliza los cuchillos sólo en las superficies especialmente destinadas para ello.













Para cortar, aleja el cuchillo del cuerpo y mantén la mano con la que no sujetas el cuchillo alejada de la zona de corte.

Si esto no es posible, extrema la precaución y utiliza los equipos de protección adecuados, como guantes de malla, dedales metálicos, etc.












Nunca utilices los cuchillos para jugar o señalar a alguien. Podrías resultar herido o herir a alguno de tus compañeros.

No dejes los cuchillos abandonados en lugares donde puedan caerse o puedas tropezarte con ellos.

Cuando debas afilar los cuchillos, recuerda que el filo del cuchillo deberá estar orientado en dirección contraria a tu cuerpo y a la mano que sujeta el afilador.












NUNCA transportes cuchillos o cualquier otro elemento cortante en los bolsillos.












Cuando uses un cuchillo para cortar un alimento, límpialo con una solución detergente-desinfectante, secándolo con papel desechable antes de usarlo sobre otro alimento.













Para limpiar el cuchillo apóyalo sobre una mesa y limpia primero una cara y después la otra, NUNCA limpies directamente el filo.

También puedes lavarlos en el lavavajillas al finalizar la jornada, o dejarlos en un recipiente con una solución desinfectante.

Al finalizar su uso y una vez limpios déjalos de nuevo en el lugar que les corresponde.












Latas.

Las latas de alimentos (conservas, vegetales, etc.), por sus características, pueden generar los mismos riesgos que cualquier otra herramienta cortante.

Al abrirlas, no corras. Manipúlalas con cuidado.












No intentes abrir las latas con herramientas que no están destinadas para ello.
Utiliza herramientas en buen estado, afiladas y sin óxido.

No dejes las tapas enganchadas a la lata, ya que los filos pueden generar un riesgo de corte.












Peladores/Tijeras:

Mantén la mano con la que no realices el corte alejada
de la zona.
o bien protegida mediante algún sistema de protección.













Menaje:

Retira los platos, vasos, copas…que estén rotos o deteriorados, ya que pueden provocar un accidente.
No deposites los pedazos en bolsas de plástico, ya que podrías generar riesgos de corte a terceras personas.













Si se llega a producir un corte, lava la zona afectada con abundante agua y presiona sobre la herida para detener la hemorragia.

Si la herida es profunda acude a los servicios médicos para recibir las curas necesarias.












Sartenes y ollas:

Utiliza siempre las sartenes u ollas del tamaño adecuado para la tarea, tanto a la hora de preparar alimentos como a la de transportarlos.

Los mangos de estos utensilios deben aislar perfectamente el calor, para evitar accidentes.













Si tienes que transportar los alimentos en las ollas o sartenes utiliza paños o guantes, de manera que no sufras ningún tipo de quemadura.












Al cocinar, sitúa los mangos de las sartenes hacia el interior de los fogones, de modo que evites que un golpe accidental al pasar, pueda provocar la proyección del contenido caliente.

No dejes dentro de las ollas o sartenes cucharas, tenedores o cualquier otro utensilio.
Podrías quemarte al retirarlo.












En las frituras, asegúrate de que los alimentos contienen la mínima cantidad de agua antes de introducirlos en la sartén, para reducir al mínimo el riesgo de salpicadura.

Comprueba siempre que la temperatura del aceite es la adecuada para las tareas de fritura.













Nunca llenes hasta arriba las ollas o sartenes, ya que podrían desbordarse durante su utilización y aumentar el riesgo de sufrir alguna quemadura.

Ten especial cuidado a la hora de trasvasar alimentos calientes de un recipiente a otro (especialmente sopas, cremas, etc.).












No dejes los utensilios calientes sobre las superficies de la cocina sin avisar al resto de tus compañeros.

Al acabar tu trabajo recoge los utensilios que hayas utilizado, teniendo especial cuidado con los cuchillos y otros objetos cortopunzantes.

Deposita las ollas y sartenes en el lugar adecuado para que la persona encargada de su limpieza pueda realizar su trabajo.












Extraído del centro donde realice el curso de prevención de riesgos laborales de Barman
http://www.preventoronline.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada